jueves, 21 de mayo de 2009

Testimoniales: ¡ Atenti pibe !...no es gratuito...












Nota: Copiamos sin corte, un interesantísimo análisis de Manolo-ver su blog www.deshonestidadintelectual.blogspot.com- para nuestros amigos y visitantes:


EL CONURBANO Y LAS ELECCIONES

Testimoniales, asalto al relato hegemónico

Por Manolo, especial para ZOOM.

Manolo lleva el blog Deshonestidad intelectual y es una de las plumas más respetadas de la blogósfera. A pedido de Revista ZOOM, reflexiona sobre el formidable rédito a futuro que pueden cosechar los intendentes bonaerenses que el 28 de junio competirán al frente de las listas de legisladores. La especulación sobre una nueva Ley Electoral que acabaría con la actual subrepresentación de la provincia en el Congreso y dejaría sin efecto cualquier intento de volver a los ’90.

¿Por qué políticos con imagen positiva superior al 50% atan su suerte a Néstor K?

Esa duda fue expresada en voz alta por Mariano Grondona en su programa del domingo 10 de mayo. El caso de Daniel Scioli es comprensible. El Interior de la provincia de Buenos Aires concentra el 40% de los votos y elige al 60% de los legisladores provinciales; mientras que en el Gran Buenos Aires es a la inversa.

Se podría dar el caso, entonces, de que la primera fuerza en votos obtenga un millón más que la que se ubique tercera, pero que esta última logre más legisladores. Según los últimos datos de Artemio López en su blog, eso podía sucederle al kirchnerismo frente al panradicalismo-CC a nivel provincial.

Pero este ejemplo tan claro de Interés Político no es aplicable, a primera vista, a los Intendentes del GBA. Aunque parezca un caso de Ripley´s, todos los Impresentables superan el 50% de imagen positiva en sus municipios.

Superan a Cobos, Macri, Carrió, de Narváez, Ibarra; y están al mismo nivel de Reutemann, Binner, Juez o Michetti.

¿Por qué no se fugan Curto, Gutiérrez, Ishi, Massa, Espinosa, o Descalzo?, como pregunta Grondona. Y si renuncian para asumir, ¿quiénes o qué los remplazan?; se pregunta La Nación, con evidente preocupación.

Aquí debemos hacer una digresión, para entender de qué estamos hablando.

La demonización del conurbano

Con la victoria de Alfonsín en 1983, la Argentina ingresó en la era de la mercadotecnia electoral. Y durante el menemismo, el candidato terminó por convertirse en la campaña. Medir o no medir fue la cuestión; 10 minutos en TV eran más valiosos que una estructura territorial de 100 militantes en Caballito, Catán, o Los Hornos.

Que una fuerza en construcción, como el Frepaso, tomara este atajo es comprensible. Pero que el partido decano de la Argentina lo hiciera, fue un suicidio.

La Alianza prefirió manejarse con focus groups en lugar de consultar a sus bases. Y cuando se transmitía un mensaje, con un corto publicitario, no existía la cadena trasmisora que lo llevara a cabo. Todo era virtual. Hasta el Estado parecía una mala copia de Second Life.

Por otro lado; a partir de la expulsión del Radicalismo del Conurbano, en 1987, comenzó la demonizacion de las estructuras políticas del Gran Buenos Aires.

Clientelismo, barones, fraude, dinastías.

La dialéctica interna del radicalismo, balbinistas vs. alfonsinistas en la provincia de Buenos Aires, se trasladó al peronismo del Conurbano. Los Tróccoli, Posse, Rabanal, Trilla, Perette, Contín, Pugliese, Mor Roig, Boatti, etc.; tenían fuertes aparatos políticos nacidos en la época de los “presupuestívoros” de Yrigoyen. Esa chicana política se terminó convirtiendo en una verdad del sentido común hegemónico.

No se tomaban en cuenta los factores objetivos de los territorios, ni las luchas internas entre las fracciones. En La Matanza, por ejemplo, gobernaron tres coaliciones durante la democracia: el herminismo de Russo, el pierrismo, y desde 1999 el balestrinismo.

En Quilmes, el blog Conurbanos, documentó que ningún Intendente pudo ser reelecto.

Lomas de Zamora, trampolín para Duhalde, fue perdido y ganado varias veces.

Ahora bien, ¿lo anterior desmiente el mito del Clientelismo? Si creemos que no, habría que incorporar a los Posse y al Japonés García; pero a muy pocos se les ocurre acusarlos de nefando pecado.

En San Isidro, han sido la fuerza hegemónica desde 1958, y el hijo sustituyó al padre. En Vicente López, el intendente es el Decano del Conurbano (1987-2011) después de la derrota de Manolo Quindimil en Lanús.

No tan Impresentables

Cuando comenzó la Crisis de la Globalización, en 2007, sumada al “sitio agrario” de 2008; los think tanks del establishment comenzaron a estudiar este fenómeno. Foreign Policy, fundada por Samuel Huntington, realiza todos los años un ranking de Estados Fallidos. Es el equivalente, sobre la sustentabilidad política, del Riesgo País Económico.

Nuestra estabilidad política es más cercana a Estados Unidos (puesto 160) e Italia (154) que a Méjico (105) y Brasil (117). Argentina y Uruguay (ambos en el puesto 151) registran 41,4 en dicha escala; Chile (157) 36,3.

A pesar de la “sensación de inseguridad”, el GBA no tiene punto de comparación con el resto de las megalópolis de Latinoamérica, y muchas de Estados Unidos. Fuerte Apache, La Salada o Las Catonas son countries del Midwest estadounidense en comparación con Tepito de México DF, Rosinha de Río, o Heliopolis de Sao Paulo.

La data fue asombrosa; con presupuestos por habitante que eran la tercera parte de Rosario, o la quinta parte de municipios de México o Brasil; se mantenía una estabilidad social que no se creía posible.

En 2002, por ejemplo, el pago de los planes Jefas y Jefes en José C. Paz consumía una semana hábil: el Municipio tiene 300.000 y solo dos sucursales bancarias; una del Banco Nación y otra del Provincia. La Municipalidad daba números a partir de las 6 de la mañana, y se pagaba de 10 a 20 horas. No se descubrió ningún tumulto significativo entre 2002 y 2005.

La “medición” de Imagen positiva, tan importante para la política realmente existente, daba guarismos inimaginables de popularidad. Los Analistas de los Grandes Medios se encontraron con una disyuntiva; o asumían que los Impresentables eran eficientes y respetables gestionadores de la cosa pública. O reconocían que la política mediática, y su selección de candidatos por “medición”, era un fracaso.

Toda lealtad debe ser pagada

Pero todo lo anterior no es suficiente para explicar la virulencia del rechazo a las candidaturas testimoniales. El pueblo decidirá, y lo más seguro es que se dé un corte de boleta importante. En el peor de los casos, que la lista para Diputados Nacionales del PJ bonaerense solo le saque a Unión-PRO un 5% de ventaja.

El mismo porcentaje que en 2003 se le sacó a Menem. Recordemos que en aquella oportunidad Kirchner solo ganó en la provincia de Buenos Aires, Patagonia, Formosa y Jujuy. En el resto del país se salió tercero o cuarto (para chequear aquellas cifras, les recomiendo visitar el Atlas Electoral de Andy Tow).

Pero lo que más atemoriza al Sistema Político y al Establishment es lo siguiente.

El kirchnerismo puede haber perdido a los Sectores Medios, pero mientras se alinee el Bloque (GBA + CGT Moyanista), aun sigue siendo la fuerza política individual mas potente del país.

Toda lealtad debe ser pagada, en proporción a lo aportado; y como hablamos de peronistas, el pago es político.

Una las formas está relacionada con la exposición de los Intendentes. Si salen exitosos demostrarían que son Grandes Electores territoriales, y por lo tanto les conviene modificar la Ley Electoral en la provincia.

Chau lista sábana. Hola distrito único

Desde hace años se viene reclamado el fin de la Boleta Sábana. ONGs, Analistas políticos de los Grandes Medios de Difusión, Partidos Opositores, Intelectuales, etc. Si se cambia la ley electoral, pasamos de la lista sábana proporcional al sistema de distrito por mayoria simple. O sea, se divide la provincia en 35 distritos, con cantidades similares de electores cada una. La provincia tiene 70 diputados nacionales, que se renuevan por mitades, 35 y 35. Todo esto sin redistribuir aun la cantidad de Diputados Nacionales totales por la actual cantidad de población, desfasaje sin el cual la provincia pasaría de los actuales 70 a 100 legisladores.

Ya no sería posible que un candidato mediático arrastrara desconocidos en una elección. Como sucedió con el Frepaso, Cavallo, Patti, el ARI, el PRO, la CC. Tampoco servirían las caras conocidas, como artistas, deportistas o intelectuales.

Los Jefes políticos Nacionales perderían las lapiceras. Menem, Duhalde, Carrió, Macri, de Narváez, Kirchner.

El candidato necesitará el apoyo público y la logística del Intendente. Serían sus hombres, porque dependen de ellos para ser elegidos o reelegidos.

San Isidro y Vicente López tendrían 4 diputados en conjunto; igual que La Plata, Mar del Plata o Bahía Blanca. Hurlingham, Morón, José C Paz, Quilmes, Ituzaingó; 2 Diputados.

La Matanza, 8 diputados.

Los dos radicales bonaerenses estarían en igualdad de condiciones con cualquier Gobernador de la UCR. El Intendente de La Matanza, con más votos propios que los gobernadores de Santa Fe y Córdoba, actualmente.

La llave del quórum, la reforma del sistema político

Esta apropiación de Poder legislativo tiene costo cero, gracias a las campañas contra las listas sábanas. Quienes pidieron su derogación deberían desdecirse de años de insistencia.

Los partidos minoritarios desaparecerían del Mapa, al no existir la proporcionalidad. El aventurerismo electoral sería imposible, al igual que las campañas de instalación mediática como la de De Narváez. Las Michetti o los Alfonsín hijo serían insuficientes.

Los distritos uninominales por simple mayoría, como en Estados Unidos o Gran Bretaña, le darían al peronismo bonaerense la llave del Quórum de la Cámara de Diputados de la Nación. Hoy, sin redistribución por población, más de 60 sobre 129.

Es importante saber que mayoría simple es quien tiene un voto más que el segundo. Con un 40% de electorado, los Representantes de Estados Unidos, o los PM (Members of Parliament) del Reino Unido, permanecen décadas en su curul.

Las criticas sobre la fiscalización de Fiorito, Catán, o la Cava serían ridículas: hay que estar domiciliado en esas localidades. Las pretensiones de lugares, por parte de empresarios, chacareros o Aliados extrapartidarios no tendrían sentido. Los Lobby’s tendrían que multiplicar sus contactos por 10 o 20. La Nación o Clarín verían reducida su influencia: en el GBA son más influyentes Crónica TV y Canal 26 que TN o sus periódicos de papel.

Se avanzaría sobre la reconfiguración del Sistema Electoral, y por lo tanto, del Sistema Político en sí. Es cierto que el progresismo y la centroizquierda perderían relevancia, si no terminan de reorganizarse de una vez por todas. Pero los intentos de volver a los años ‘90 quedarán heridos de muerte. Ni de Narváez ni Macri podrán ser electos como Gobernador y Presidente sin una fuerza política estructurada.

Los copamientos de la cúpula, al estilo de Menem o Kirchner, serán impracticables. El Congreso perderá los monobloques, y será mucho más difícil de puentear políticamente. Pero esto no solo afecta a los K: cualquier retorno al período previo al 2001, estaría en riesgo de fracasar.

LinkWithin

src="http://www.linkwithin.com/widget.js"> Postes relacionados con miniaturas

Mapa del Blog