sábado, 21 de diciembre de 2013

El agua potable en Tandil ¡ la Insolidaridad al palo !, y el calor no afloja...

En los años del Tandil bucólico, de casas bajas, y siestas largas en los veranos tórridos, tuvo un problema de abastecimiento de agua potable. El Observador recuerda el clamor de su tía, que vivía en la Avda Estrada casi Rivadavia por el uso indiscriminado del agua potable de los vecinos radicados en las cuatro avenidas: que mayormente eran abastecido por el famoso Tanque ubicado en la plaza de Santamarina entre Mitre y Sarmiento. Protestaba la tía porque no gozaba de una gota de agua en el verano durante la mayor parte del día, solamente a las altas horas nocturnas lograba llegar el agua a su tanque casero, y con eso tiraba todo el resto de la jornada. De esto hace más de cincuenta años. Hoy el problema sigue igual. Y no estoy hablando del abastecimiento municipal de Obras Sanitarias, que gracias a una política de estado mantenida por distintos gobiernos comunales, han logrado un discreto y mantenido abastecimiento del vital elemento. No estoy haciendo cargos políticos por este problema a resolver en los próximos años para no volver a sufrir carencias de agua y medidas drásticas desde el poder político para poder mantener un mínimo del vital elemento para las familias tandilenses. En realidad me estoy refiriendo a la falta total de solidaridad de los vecinos hacia aquellos sectores de población , que por su ubicación geográfica, tienen problemas de presión y llegada del agua.
En cincuenta años no ha cambiado la imperterrita insolidaridad de los tandilenses en este punto; sigue igual que hace una o dos generaciones atrás. Han pasado muchas pestes políticas en el país, pero ninguna parece modificar la petrea personalidad del tandilense medio: individualista, conservador y con un desprecio hacia su vecino como si fuera su enemigo a eliminar. No hay campañas ni llamado de las autoridades-de todo tipo- para que hagan un uso responsable de un derecho como es el abastecimiento de agua potable, y así, poder gozar todos por igual del agua.
En estos días agobiantes y de calores intensos se hace más patético el disvalor de la insolidaridad en todos aquellos que sin el menor sentido de comunidad, llenan sus piletas con agua potable, poniendo en riesgo a miles de niños y niñas que necesitan de un mínimo de agua para no sufrir de las enfermedades del verano. No hablemos de los mayores y familias que sufren por no contar con un abastecimiento básico para sus necesidades básicas.
Reflexionemos y pongamos un granito de arena en este asunto tan grave; y pensemos que esta ola de calor durará unos cuantos días más y con más temperatura de la que tenemos hoy. Solamente con cuidar un elemento vital para la vida humana como es el agua, estaremos dando un ejemplo de pertenencia a una comunidad que nos contiene y nos cobija. No pidamos después solidaridad cuando algún problema nos aqueja, sino hacemos un esfuerzo solidario en este asunto del agua.

LinkWithin

src="http://www.linkwithin.com/widget.js"> Postes relacionados con miniaturas

Mapa del Blog